Tuesday, July 14, 2009

**

Otra cuestión.

Cuando estamos mal, tan mal que se nos cae el mundo a pedazos... SE NOS CAE EL MUNDO A PEDAZOS. Nos queremos morir, literalmente. El dolor se hace un vicio, un círculo que cega.

Cuando estamos bien, tan bien que dejamos de pisar el suelo y empezamos a flotar... Volamos realmente LEJOS. Y de repente siempre fuimos y seremos felices. La felicidad se hace un vicio, un círculo que cega.

Después nos cortan las alas (o nos olvidamos cómo se volaba), caemos a tierra y estamos mal de nuevo... Y así sucesivamente.

Y ¿notaron que tanto la felicidad como el dolor vienen de "pequeñas" cosas que nuestra mente engrandece? Pequeñas cosas a las que les damos importancia y vamos guardando hasta reventar, o una sola que enseguida nos hace explotar. Y digo pequeñas porque la Vida sigue, no es sólo ESE momento (como pareciéramos creer).

Entonces yo digo: No determinemos la eternidad. Sigamos su círculo, pero no dando vueltas en el mismo lugar.

**

2 verdades:

Florence x said...

Siempre me pasa... Y muchas veces yo intente no agrandecerlas, no dejar esas cosas pequeñas me alegren tanto como para volar. Pero lo mas triste es que no pude, y como siempre, estaba tan alto que cuando caí me volví a dar la cabeza contra a tierra... Asique dije que prefiero vivir volando con o sin esas alas, tratando de minimizar al dolor, no a la felicidad.

Un beso!
http://noentiendoaminovio.blogspot.com/

An · said...

Haha. Te leí pensando que eras otra persona para entrar en tu perfil y descubrir que no xD.


Anyway: por supuesto; mi planteo no trata de minimizar la felicidad, sino la tristeza. Demás está decir que esas "pequeñas cosas" que nos hacen felices le dan sentido a la vida.

La idea es ser conscientes de todo, saber que existe una eternidad y que no nos espera (:

Post a Comment