Sunday, August 16, 2009

**

Suelo sentir que el mundo y mi mente están conectados como por un cordón umbilical.

Estoy sola, sentada en una vereda, esperando... Abstraída, pensante; me surge una pregunta. Una de esas muy random y probablemente irrelevante, que no tiene que ver con nada. Y alguien fuera de mí, alguien que nunca en mi vida había visto antes, la contesta unos pasos más allá.

Estoy conectada en el MSN, mirando mis contactos y me detengo a leer el nick de uno de ellos, con quien no suelo hablar muy seguido. Y al instante recibo un mensaje suyo.

Mismo en el MSN, veo a alguien que no veía conectado hace varios meses, alguien que fue importante para mí pero no sé qué decirle y no me animo a hablarle; pero cuando me decido y estoy a punto de hacer click en su ícono, desaparece, se desconecta.

Ni hablar de cuando estoy con alguien y decimos lo mismo a la vez; o sacamos el mismo tema en el mismo momento después de un silencio; o tenemos la misma reacción ante una situación. Sobre todo cuando es alguien a quien estoy viendo seguido.

O de recibir un largo y hermoso mail desde el otro lado de la Luna; un desconocido que me motiva a seguir escribiendo acá, no sólo por unos cuantos halagos y un pedido explícito sino por el hecho mismo de que a alguien realmente le llegue lo que comparto (me reciba).

Y es genial.

**

1 verdades:

un a bé cé said...

An... extrañaba tanto leerte...

Post a Comment