Tuesday, September 11, 2012

El otro día me tocó sentarme junto a dos fanáticos de la iglesia en el colectivo, y escuché muy atenta toda la conversación. La mujer iba con su hija, de diez años calculo, que estaba sentada al lado mío, muda. Recién cuando bajé, se me ocurrió que podría haberle dado un papelito con un mensaje o algo. Luego tuve la necesidad imperiosa de ir a escribir 'dios no existe' en la puerta de un colegio católico, o cristiano o lo que sea.

Que los grandes crean lo que quieran. Pero me indigna que metan ideas en las cabezas de los niños que todavía no tienen criterio propio.
No se dan cuenta del mal que les hacen. Y lo digo porque me lo hicieron.

0 verdades:

Post a comment