Wednesday, May 06, 2009

**

Ah, sisi.
Hoy en una veterinaria había un gato ENORME, una bola de pelos literalmente. Me acerqué para mimarlo y se puso todo mimoso; en seguida estiró una pata hacia mí, alcanzando mi tapado con sus uñas, y luego la otra, intentando treparme... pero fallando impedido por su peso. A lo que yo me quedé
estupefacta mirándolo, todavía acariciándolo, y riendo.
Desenganché sus uñas y apoyé sus
patitas sobre la bolsa de alimento en la que se encontraba. Pero él insistió, ronroneando; volvió a tirarse contra mí para que le haga upa, cada vez más estirado y con las patas más cerca de mi cara (enternecida). Debido a que realmente se veía demasiado pesado y grande como para poder sostenerlo bien, volví a ponerlo en su lugar.
Y así una vez más, hasta que temí que su gordura lo deprimiera, ya que parecía gustarle mucho estar a upa y ahora no podía. Así que lo
alcé y me tambaleé y me llené de pelos, y fuimos gordamente felices esos segundos abrazados.

**

7 verdades:

An · said...

OMG. Acabo de releer el momento y casi se me pianta una lágrima... ♥

Creo que tendré que volver a visitar a mi gordo.

Srito Ale said...

Gordamente felices (L)

Lindo blog =)
pasare mas seguido

Saludos

An · said...

Muchas gracias, Srito :3

(des)encontrada said...

Como me gustan los gatos!

besos!

D

Alexiev said...

Hay gatos y gatos...

http://www.alexiev.com.ar
Proyectos
Alexiev Store

An · said...

Sí, unos más lindos que otros xD

Srito Ale said...

nale_13@hotmail.com

te tengo en el msn?
no recuerdo, pero creo q no

saludos ^^

Post a Comment