Friday, September 24, 2010

Che, me pasa algo raro. Como y como, y me lleno; pero me lleno mal, hasta no poder moverme y todo. Y al ratito veo comida y quiero, pero no tengo hambre. Les juro que NO tengo hambre pero me dan MUCHAS ganas de seguir comiendo... Lo que sea que vea; dulce, salado, ¡incluso sushi! (que no me gusta). ¿Qué onda? Mi alma de gorda ataca. O tal vez es ansiedad; no lo sé. No me siento ansiosa (?).
Que alguien me ayuuuude. Hoy comí en el trabajo un enorme plato de pastel de papas y después no podía levantarme de la silla; pero no podía evitar mirar con ganas el paquete de Oreo que me había llevado. Decidí esperar. Pero cuando vi a uno de los chicos de la cocina preparando una ensalada super brillosa con unas hojas verdes hermosas y re suculenta, tuve que pedirle un poco. Y no sólo eso, después sobraron unas frutas cortaditas y también, me las comí todas. Y bueno, ahora me comí todo el paquete de galletitas con un té de Durazno. Y estoy más que satisfecha, pero les aseguro que si aparece alguien con una tira de asado me le tiro encima.

1 verdades:

diosesargentino JULIANO said...

Ansiedad de comer un buen plato y en la boca volver a sentir ese gustito a rico.

Post a Comment